11 estrategias para aprender nuevas habilidades

0
387


Mira este video en YouTube

Ya sea que esté trabajando desde casa o se encuentre sin trabajo durante la cuarentena, no hay mejor momento que el presente para concentrarse en el desarrollo profesional y personal.

A menudo se nos enseña que la habilidad comienza con los dones genéticos, que los talentosos pueden realizar sin esfuerzo hazañas con las que el resto de nosotros solo puede soñar. esto es falso La habilidad comienza con encuentros breves y poderosos que despiertan la motivación al vincular su identidad con una persona o grupo de alto rendimiento.

Esto se llama ignición, y consiste en un diminuto, Aunque cambia el mundot iluminando tu mente inconsciente: podría ser ellos. Y a partir de esa revelación, tomarse el tiempo para desarrollar las habilidades que lo ayudarán a lograr el talento y luego la meta.

El desarrollo personal puede contribuir a su madurez, éxito y satisfacción. Muchas personas desarrollan habilidades de desarrollo personal a lo largo de sus vidas para mejorar y alcanzar sus metas.

Un conjunto de habilidades es una colección de habilidades y capacidades. Cada persona tiene un conjunto de habilidades diferente según sus intereses, habilidades naturales, cualidades personales y habilidades técnicas.

Las habilidades pueden ampliar su competencia profesional y permitirle realizar bien su trabajo.

Estrategias para aprender nuevas habilidades

Comencemos con consejos preliminares. Estos consejos están diseñados para ayudarlo a tener una gran base cuando trabaje en su viaje de desarrollo personal.

1. Visualiza diariamente

La clave para visualización efectiva es crear una conexión intensa: mirar y escuchar tan de cerca que puedas imaginar la sensación de realizar la habilidad.

Para las habilidades físicas, proyéctese dentro del cuerpo del artista. Toma conciencia del movimiento, del ritmo; trata de sentir la forma interior de los movimientos.

Para las habilidades mentales, simule la habilidad recreando los patrones de decisión del experto.

Los ajedrecistas logran esto repitiendo partidas clásicas, jugada a jugada; los oradores públicos lo hacen recitando grandes discursos completos con inflexiones originales; los músicos hacen versiones de sus canciones favoritas; algunos escritores logran este efecto volviendo a escribir pasajes palabra por palabra de grandes obras.

2. Comete errores

Cometer errores no es divertido. Pero estar dispuesto a ser estúpido, en otras palabras, estar dispuesto a arriesgarse al dolor emocional de cometer errores, es absolutamente esencial, porque alcanzar, fallar y volver a alcanzar es la forma en que su cerebro crece y forma nuevas conexiones.

Leer más:  Cómo crear una rutina para tu estilo de vida Vata Dosha

Cuando se trata de desarrollar habilidades, recuerde que los errores no son realmente errores, son los indicadores que utiliza para mejorar.

Una forma en que algunos lugares fomentan los “errores productivos” es establecer reglas que animen a las personas a hacer alcances que de otro modo podrían parecer extraños y arriesgados; en efecto, empujándolos hacia el punto óptimo en el límite de su capacidad.

3. Evita el lujo

Nos encanta la comodidad. Nos encantan las instalaciones de práctica de última generación, las oficinas en las esquinas con paneles de roble, los vestidores impecables y las toallas mullidas.

Lo cual es una pena, porque el lujo es un narcótico motivacional: le indica a nuestra mente inconsciente que se esfuerce menos. Susurra, Relájate, lo lograste.

Los semilleros de habilidades no son lujosos. De hecho, son todo lo contrario. Busque estar en espacios humildes, ya que ayudan a centrar la atención en la tarea de práctica profunda en cuestión: alcanzar, repetir y luchar.

Cuando le den a elegir entre lujoso y espartano, elija espartano. Tu mente inconsciente te lo agradecerá.

4. No caigas en la suerte de los principiantes

La mayoría de nosotros crecemos aprendiendo que el talento es una herencia, como el cabello castaño o los ojos verdes. Por lo tanto, suponemos que la señal más segura de talento es el éxito temprano, instantáneo y sin esfuerzo, es decir, ser un prodigio. De hecho, un cuerpo de investigación bien establecido muestra que esa suposición es falsa.

El éxito temprano resulta ser un predictor débil del éxito a largo plazo. Si tiene un éxito temprano, haga todo lo posible por ignorar los elogios y siga presionándose hasta el límite de su capacidad, donde ocurre la mejora.

Si no tiene éxito temprano, no renuncie. En su lugar, trate sus primeros esfuerzos como experimentos, no como veredictos. Recuerda, esto es un maratón, no un sprint.


Al poseer habilidades útiles, no solo estás brindando un servicio invaluable a la sociedad como alguien que muestra un esfuerzo por mejorar, sino que también estás haciendo tu vida mucho menos difícil.

La razón por la que tantas personas luchan con las cosas cotidianas se debe a la falta de habilidades aplicables que puedan aprenderse fácilmente utilizando los métodos de aprendizaje correctos.

Ahora te presentamos algunos consejos para crear, practicar y mejorar tus habilidades en el camino..

Leer más:  ¿Qué es la energía femenina? 7 formas de ser más femenina

5. Encuentra tu punto ideal para aprender.

Hay un lugar, justo al límite de tu capacidad, donde aprendes mejor y más rápido. Se llama el punto dulce. Así es como encontrarlo:

  • Zona de confort: Facilidad, sin esfuerzo. Estás trabajando, pero no alcanzando ni luchando.
  • Punto justo: Frustración, dificultad, alerta ante los errores. Estás completamente involucrado en una lucha intensa, como si estuvieras esforzándote con todas tus fuerzas por una meta casi inalcanzable, rozándola con las yemas de los dedos y luego volviéndola a alcanzar.
  • Zona de supervivencia: Frustración, dificultad, alerta ante los errores. Estás completamente involucrado en una lucha intensa, como si estuvieras esforzándote con todas tus fuerzas por una meta casi inalcanzable, rozándola con las yemas de los dedos y luego volviéndola a alcanzar.

Busque maneras de estirarse. Juega en los límites de tu competencia. Como dijo Albert Einstein: “Uno debe desarrollar un instinto para lo que apenas puede lograr a través de sus mayores esfuerzos”. La palabra clave es “apenas”.

Pregúntate a ti mismo: si hicieras todo lo posible, ¿qué casi podrías hacer? Marca el límite de tu habilidad actual y apunta un poco más allá. Ese es tu lugar.

6. Divide cada paso en partes.

Desde que somos pequeños, escuchamos este buen consejo de nuestros padres y maestros: tómalo poco a poco. Este consejo funciona porque refleja con precisión la forma en que aprende nuestro cerebro.

Cada habilidad se construye a partir de piezas o trozos más pequeños.

Para comenzar a fragmentar, primero grabe el plano de la habilidad en su mente.

Entonces pregúntate:

  1. ¿Cuál es el elemento más pequeño de esta habilidad que puedo dominar?
  2. ¿Qué otros fragmentos se vinculan con ese fragmento?

Practique un fragmento por sí mismo hasta que lo domine, luego conecte más fragmentos, uno por uno, exactamente como combinaría letras para formar una palabra. Luego combine esos trozos en trozos aún más grandes. Etcétera.

7. Practica 5 minutos al día durante una hora a la semana

Con práctica consciente profunda, los pequeños “tentempiés” de práctica diaria son más efectivos que los atracones de práctica una vez a la semana. La razón tiene que ver con la forma en que crece nuestro cerebro, de forma incremental, un poco cada día, incluso mientras dormimos.

La práctica diaria, incluso durante cinco minutos, nutre este proceso, mientras que la práctica más ocasional fuerza a tu cerebro a ponerse al día.

La otra ventaja de practicar a diario es que se convierte en un hábito. El acto de practicar —tomar tiempo para hacerlo, hacerlo bien— puede considerarse como una habilidad en sí misma, quizás la habilidad más importante de todas. Dale tiempo. Según la investigación, establecer un nuevo hábito toma alrededor de treinta días.

Leer más:  ¿Deprimido? ¿Ansioso? Estos 10 nutrientes están comprobados para ayudarte

8. Preste atención inmediatamente después de cometer un error

La mayoría de nosotros somos alérgicos a los errores. Cuando hacemos uno, nuestro instinto nos insta a mirar hacia otro lado, ignorarlo y fingir que no sucedió. Esto no es bueno, porque como hemos visto, los errores son nuestras guías para mejorar.

Los estudios de escáner cerebral revelan un instante vital, 0,25 segundos después de cometer un error, en el que las personas hacen una de dos cosas: miran fijamente el error o lo ignoran. Las personas que prestan más atención a un error aprenden significativamente más que aquellas que lo ignoran.

9. Practica en cámara lenta.

Cuando aprendemos a hacer algo nuevo, nuestro impulso inmediato es hacerlo de nuevo, más rápido. Esto se conoce como ¡Oye, mírame! reflejo. Este impulso por la velocidad tiene perfecto sentido, pero también puede crear descuido, particularmente cuando se trata de habilidades difíciles. Cambiamos la precisión y el rendimiento a largo plazo por una emoción temporal.

Entonces, ve más despacio. Intenta agregar pasatiempos conscientes a tu dia La práctica súper lenta funciona como una lupa: nos permite sentir nuestros errores con mayor claridad y, por lo tanto, corregirlos.

10. Usa la técnica del sándwich

La práctica profunda se trata de encontrar y corregir errores, por lo que la pregunta surge naturalmente: ¿Cuál es la mejor manera de asegurarse de no repetir los errores? Una forma es emplear la técnica del sándwich. Dice así:

  1. Haz el movimiento correcto.
  2. Haz el movimiento incorrecto.
  3. Haz el movimiento correcto de nuevo.

El objetivo es reforzar el movimiento correcto y poner de relieve el error, evitando que pase desapercibido y se conecte a su circuito.

11. Detente antes de que estés exhausto

En nuestra sociedad existe una larga tradición de trabajar hasta el agotamiento total. Esta tradición tiene sus usos, particularmente para mejorar el estado físico y la fortaleza mental, y para forjar conexiones emocionales dentro de un grupo.

Pero cuando se trata de aprender, la ciencia es clara: el agotamiento es el enemigo. La fatiga ralentiza el cerebro. Provoca errores, disminuye la concentración y conduce a atajos que crean malos hábitos.

No es una coincidencia que la mayoría de los semilleros de talento valoren practicar cuando la gente está fresca, generalmente por la mañana, si es posible. Cuando llega el agotamiento, es hora de dejarlo.

Una sesión de práctica debe terminar como una buena comida, con una pequeña y dulce recompensa. Podría ser jugar un juego favorito o podría ser más literal.