19 beneficios de un tratamiento facial regular

0
513

Realizarse faciales de manera regular es una excelente manera de cuidar tu piel, tratar problemas cutáneos y simplemente tener una piel más saludable. Existen muchos tipos de tratamientos faciales que puedes realizar. La mayoría de los tratamientos faciales implican peelings químicos, dermoabrasión, extracción, hidratación y masajes. Se sabe que los tratamientos faciales regulares eliminan las células muertas de la piel, previenen brotes futuros, limpian los poros obstruidos y reducen las arrugas.

Los tratamientos faciales profesionales o faciales de spa vienen en muchas formas diferentes y se pueden realizar en lugares como un spa, la consulta de un dermatólogo, un consultorio médico o un salón de cosmetología. Los esteticistas y especialistas en cuidado de la piel profesionales tienen la formación y experiencia para brindar un tratamiento facial muy efectivo. Los médicos también tienen a una esteticista médica o una enfermera que trabaja con sus pacientes antes y después de los procedimientos quirúrgicos.

Si tienes problemas de piel, hacerse un facial de manera regular puede ayudar a mantener tu piel sana, limpia y clara. Los tratamientos se realizan a menudo para ayudar a tratar el acné u otros tipos de imperfecciones. Los granos y puntos negros se pueden tratar con extracciones. Los peelings de ácido salicílico también se utilizan para tratar el acné ayudando a secar las imperfecciones. Si tienes la piel más grasa, entonces puedes considerar hacerte un facial que utilice peelings de ácido salicílico o glicólico.

Los faciales regulares pueden abordar o proporcionar:

  • Exfoliación de la piel
  • Limpieza profunda
  • Regeneración celular
  • Drenaje linfático
  • Mejora de la apariencia de líneas finas
  • Piel grasa
  • Daño solar

Los faciales mensuales ayudan a que la piel luzca en su mejor estado. Durante un facial, se eliminan las células muertas y se promueve la aparición de nuevas células saludables en la superficie. Se aumenta la oxigenación, lo que ayuda a llevar nutrientes a las células de la piel. Los poros se descongestionan, rejuvenecen y tonifican. Tu piel se verá fresca y saludable después de un facial. Se recomienda hacerse uno al menos cada cuatro semanas.

Beneficios de recibir tratamientos faciales regulares

1. Mejora la circulación sanguínea

Durante el tratamiento, se realiza un masaje facial, que ayuda a estimular el flujo sanguíneo en todo el cuerpo. El masaje facial puede ayudar con el drenaje linfático y mejorar la circulación. Cuando esto ocurre, la piel se nutre adecuadamente e ilumina porque un aumento en el flujo sanguíneo aporta más nutrientes a las células.

Se utilizan técnicas de masaje en ciertos puntos de presión del rostro y el cuello para ayudar a aliviar la tensión y el estrés. Los músculos y tejidos faciales pueden fortalecerse y tonificarse, lo que ayuda a minimizar las líneas finas, arrugas, bolsas en los ojos y la flacidez de la piel. Los folículos pilosos se descongestionan y las células de la piel se renuevan. Los masajes faciales también pueden prevenir y reducir la aparición de patas de gallo y ojeras.

2. Aumenta la producción de colágeno

Con el tiempo, la producción de colágeno disminuirá. El colágeno es una proteína estructural vital que se encuentra en la piel. Es lo que le da fuerza y elasticidad a la piel. Durante los faciales, se estimula la producción de colágeno en el cuerpo al aumentar el flujo sanguíneo. Esto ayudará a reducir las líneas finas y las arrugas, a la vez que proporciona firmeza a la piel. El desarrollo de colágeno es especialmente útil para aquellos que sufren de afecciones cutáneas como piel apagada, acné severo y rosácea.

3. Reduce las manchas oscuras e hiperpigmentación

Los faciales regulares pueden ayudar a eliminar las células muertas de la capa externa de la piel. Estas células muertas pueden aparecer como manchas oscuras, manchas de la edad, ojeras y hiperpigmentación. Cuando se eliminan las células muertas de la capa externa de la piel, aparecen nuevas células que contienen más melanina. La melanina es importante porque le da color a tu piel y ayuda a reducir la apariencia de un tono desigual de la piel.

Leer más:  Haz crecer pestañas largas y deliciosas de forma natural con estos sencillos consejos

Las cicatrices del acné y la hiperpigmentación también se pueden tratar con microdermoabrasión. Este tratamiento exfoliante se realiza en spas y algunos consultorios médicos y puede ayudar a reducir la apariencia de las cicatrices del acné, el daño solar y la hiperpigmentación. También promoverá el crecimiento de nuevas células de piel saludable.

4. Ayuda a tratar problemas cutáneos

La piel sensible, la piel grasa, la piel seca y el acné pueden mejorar con un facial. Los tratamientos faciales se personalizan para cada cliente, de modo que recibirás el tratamiento de belleza que mejor se adapte a las necesidades de tu piel. Los diferentes tipos de piel y problemas cutáneos se benefician de diferentes tipos de faciales, como limpieza profunda, desintoxicación, exfoliación, etc.

  • La limpieza profunda es buena para aquellos con piel grasa y propensa al acné.
  • La desintoxicación ayudará a reducir la aparición de imperfecciones y a tensar los poros.
  • La exfoliación es buena para aquellos con piel dañada que está opaca y seca.
  • La hidratación es buena para aquellos que tienen la piel deshidratada.

Relacionado: 9 Impresionantes Beneficios Hidratantes Faciales Para la Piel

5. Hace que la piel luzca más joven y radiante

 

Un facial puede ayudar a reducir las líneas finas y arrugas visibles, disminuir los signos de envejecimiento como patas de gallo, líneas en la frente y líneas de risa. Durante el proceso de envejecimiento, la producción de células de la piel disminuye. La salud y edad de tu piel están determinadas por su volumen y elasticidad, por lo que los faciales pueden ayudar a mejorar ambos. Aunque existen muchos productos cosméticos y cremas para los ojos diseñados para reducir los signos de envejecimiento, los faciales son la única forma de mejorar la salud de tu piel y mantener un aspecto juvenil.

6. Proporciona un brillo saludable y una piel vibrante

La superficie de la piel se verá más saludable, suave y vibrante después de un facial. Durante un tratamiento facial, se realiza una exfoliación para eliminar las células muertas de la superficie de la piel. La exfoliación también ayuda a rejuvenecer la piel, estimular la producción de colágeno y mejorar la circulación sanguínea. La textura de tu piel se sentirá más suave y el tono de tu piel se verá más uniforme. Se crean nuevas células de piel, por lo que las manchas oscuras e hiperpigmentación desaparecerán, dando a tu piel un aspecto más radiante.

7. Limpieza profunda de los poros de la piel

Los poros obstruidos pueden llevar a la aparición de puntos negros, espinillas y acné. Durante un tratamiento facial, se realiza una limpieza profunda para eliminar la suciedad, el exceso de grasa y las células muertas de la piel que pueden quedar atrapados dentro de estos poros. Esta limpieza profunda proporcionará un brillo saludable al eliminar toxinas dañinas de la piel. Los faciales regulares también pueden ayudar a reducir la aparición de imperfecciones, proporcionando una piel clara y mejorando la salud general de tu piel.

8. Aporta nutrientes esenciales a la piel

Durante un tratamiento facial se aplican sueros e hidratantes con extractos botánicos en la piel. Estos productos contienen nutrientes esenciales que necesitan las células de tu piel para funcionar correctamente y le dan a tu piel un aspecto radiante. Las vitaminas como la vitamina K y la vitamina C son excelentes para la salud de la piel y se utilizan a menudo para mejorar la capacidad de la piel para sanar. Extractos herbales como la manzanilla y el aloe vera se utilizan a menudo y pueden ayudar a reparar las células de la piel, reducir la inflamación y proteger la piel de los dañinos rayos UV.

Leer más:  Cómo hacer que el rímel dure más tiempo

9. Mejora el drenaje linfático

La circulación aumentada y el drenaje linfático son importantes para una piel saludable. Los ganglios linfáticos dentro del cuerpo ayudan a que tu sistema inmunológico combata infecciones, pero también pueden atrapar toxinas dañinas que pueden conducir al acné y la inflamación. Los vasos linfáticos transportan la linfa y los productos de desecho de los tejidos de todo tu cuerpo. Cuando estos vasos, así como los ganglios que contienen, se bloquean o congestionan, la piel puede verse hinchada. El sistema nervioso simpático, que controla estos vasos linfáticos, puede estimularse durante los tratamientos faciales para promover una mejor circulación y drenaje linfático.

10. Elimina los puntos negros y las espinillas

Los puntos negros y las espinillas son causados por la producción excesiva de aceite que bloquea los poros. Durante la limpieza profunda, se elimina este exceso de aceite para ayudar a prevenir el desarrollo de estas imperfecciones.

11. Desintoxica la piel de los contaminantes ambientales

Las células de la piel están constantemente dañándose por los contaminantes ambientales como el humo del cigarrillo, el smog y los conservantes químicos en los cosméticos. La exfoliación elimina las células muertas de la piel que pueden atrapar toxinas dentro de los poros. Una limpieza profunda eliminará el exceso de grasa, la suciedad y otros contaminantes dañinos atrapados en estos poros.

Los tratamientos exóticos como los peelings y la microdermoabrasión mejoran la salud de la piel, proporcionan un cutis radiante y rejuvenecen la piel fatigada.

12. Mejora la capacidad de tu piel para combatir el envejecimiento

El uso de productos tópicos diseñados para prevenir los signos del envejecimiento puede brindarte una apariencia suave, saludable y juvenil. La superficie de la piel se verá más uniforme y las imperfecciones como las manchas oscuras y la hiperpigmentación se reducirán. A largo plazo, el brillo saludable se volverá más vibrante y la capacidad de tu piel para resistir el daño de los contaminantes ambientales mejorará.

13. Mejora la apariencia y salud de la piel

Los tratamientos faciales mejoran la condición general de tu piel. La textura de la piel se volverá más suave, las imperfecciones como el acné y las manchas oscuras se reducirán, y el tono de tu piel se volverá más uniforme. A medida que mejora la capacidad de tu piel para combatir el envejecimiento, tu piel tendrá un cutis más radiante y los signos visibles del envejecimiento se eliminarán.

Los tratamientos faciales también pueden mejorar la salud de tu piel. Al eliminar las células muertas de la piel y el exceso de grasa, los poros se limpiarán en profundidad y su apariencia se minimizará. Como resultado, tu piel será más saludable, la apariencia de líneas finas y arrugas se reducirá, y tu tono de piel se volverá más uniforme.

14. Abre los poros para eliminar toxinas y suciedad

Las toxinas, contaminantes, productos químicos, desechos y otras sustancias dañinas pueden quedar atrapadas en tus poros. Cuando estos poros se bloquean y congestionan, tu piel puede parecer visiblemente poco saludable. Como resultado, se vuelve más susceptible al daño de los contaminantes ambientales dañinos y es menos cap

az de combatir infecciones y curarse a sí misma. Los tratamientos de limpieza profunda, como el vapor y la exfoliación, abren estos poros bloqueados para eliminar las sustancias dañinas atrapadas en ellos. Esto permite que tu piel respire más fácilmente y funcione mejor.

15. Exfolia tu piel

Los estudios muestran que las células muertas de la piel pueden atrapar hasta cinco veces su peso en contaminantes ambientales dañinos y otros contaminantes. Cuando quedan atrapados dentro de los poros, las toxinas dañinas pueden causar irritación. La exfoliación elimina estas células muertas de la piel, lo que elimina los poros donde a menudo quedan atrapadas. Esto permite que tu piel respire más fácilmente y funcione mejor.

Leer más:  ¿Cómo aclarar la piel sin limón?

La exfoliación también ayuda a aumentar la capacidad de tu piel para absorber tratamientos tópicos que pueden mejorar la apariencia de tu piel.

17. Reafirma tu piel

Los ejercicios faciales se han utilizado durante años para fortalecer los músculos faciales y reducir la apariencia de la piel flácida. Hoy en día, los masajes faciales todavía se utilizan en tratamientos de belleza para mejorar la circulación y estimular los músculos debajo de tu piel. Estos masajes faciales también pueden trabajar para reafirmar la superficie de la piel, lo que ayuda a que se vea más suave.

18. Te da un cutis radiante

La apariencia de tu piel puede cambiar con la edad, las lesiones y la exposición al sol. Un brillo saludable está asociado con juventud, frescura y tener abundante elastina en la piel. A medida que esto comienza a disminuir con la edad, tu cutis puede volverse pálido, sin vida y opaco. Los tratamientos faciales pueden ayudarte a tener un cutis más vibrante al aumentar el flujo sanguíneo en tu piel. Esto puede mejorar la apariencia y el tono de tu piel y darte una apariencia más juvenil.

19. Proporciona una experiencia relajante en general

Los faciales son realmente relajantes y pueden ayudarte a sentirte rejuvenecido. Los niveles de ansiedad, estrés y fatiga disminuirán después de un tratamiento facial porque tus sentidos se agudizan. Los receptores sensoriales dentro de la piel envían señales al cerebro. Estas señales son luego enviadas al sistema nervioso parasimpático, que responde con señales de relajación. Durante un tratamiento facial, es posible que recibas presión física o que tus músculos sean estimulados. Esta presión física desencadenará la liberación de endorfinas, que son productos químicos naturales que contribuyen a la sensación de bienestar.

El enfoque de hacerlo tú mismo

Aunque lo ideal es hacerse un facial profesional, para algunas personas puede significar gastar mucho dinero. Para ahorrar un poco de dinero, siempre puedes optar por el enfoque de hacerlo tú mismo. Puedes hacer tus propias mascarillas faciales y utilizar cremas ricas en antioxidantes para hidratar tu piel. Toma unas rodajas de pepino y date un poco de cuidado personal. A largo plazo, lo que más importa es crear una buena rutina de cuidado de la piel.


Durante el cambio de estaciones, el clima y los niveles de humedad, tu piel puede cambiar. Por lo tanto, es esencial ajustar tu rutina en consecuencia. Se recomiendan tratamientos regulares para obtener resultados óptimos. Una rutina de cuidado de la piel completa debe incluir un buen facial, junto con una limpieza, exfoliación, tonificación, hidratación y aplicación de protector solar en casa. Existen diversos sistemas para proporcionar regímenes de cuidado de la piel personalizados para cada tipo de piel.

Los beneficios de los faciales son numerosos. Mejorarán la salud y apariencia de tu piel al mejorar el flujo sanguíneo, estimular la producción de colágeno y promover un brillo más saludable. Agregar faciales a tu rutina diaria de cuidado de la piel ayudará a mejorar la salud de tu piel, aumentar la luminosidad y reducir los signos de envejecimiento. Para obtener mejores resultados, se deben realizar faciales de manera regular. La mejor manera de mejorar la salud de tu piel y lograr un aspecto juvenil es combinar medidas preventivas con tratamientos profesionales. Habla sobre tus necesidades de cuidado de la piel con un profesional de la piel para que te pueda ofrecer el mejor facial para tus necesidades únicas.