¿La clave de la felicidad? Siguiendo la corriente

0
113

Foto por algodonero de pexels

En estos tiempos tan divisivos, es fácil olvidar que todos en el mundo todavía tienen una cosa en común: todos queremos ser felices. Pero, ¿qué es exactamente la felicidad?

La felicidad, cuando se trata de eso, no es una cosa etérea e inefable que flota dentro y fuera de nuestras vidas. No es algo que se pueda poseer durante unos segundos o minutos antes de desaparecer de nuevo en el éter.

La felicidad es una emoción que generamos al hacer determinados tipos de elecciones. Elegimos participar en diferentes experiencias porque esas experiencias nos hacen sentir felices. Cuanto más a menudo nos involucramos con esas experiencias, más felices nos volvemos.

Encuentro que la felicidad en su esencia viene cuando estás en “el flujo”. Cuando estoy tan completamente inmerso en lo que estás haciendo que pierdo la noción del tiempo. Que me olvido del resto del mundo. Pero en el momento, estoy tan completamente inmerso en la experiencia que me olvido de mí mismo; se siente como si estuviera actuando sin esfuerzo, con un mayor sentido de conciencia del momento presente. Fluir a menudo significa borrar la distinción entre trabajo y juego.

Un estado de fluidez es una pérdida de autoconciencia que ocurre cuando estás completamente involucrado en una actividad, ya sea intelectual, profesional o física, y se describe en la psicología contemporánea como un estado de fluidez. Debe percibir la actividad como opcional, placentera (intrínsecamente emocionante) y exigente de habilidad, con objetivos claros que conduzcan al éxito para que se produzca una condición de flujo. Debes sentir que tienes el control y que tu progreso está siendo reconocido inmediatamente. Sorprendentemente, un estado de flujo se define por la ausencia de emociones, una falta total de timidez, sin embargo, en retrospectiva, la tarea de flujo puede describirse como emocionante e incluso vigorizante.

Sabes lo que es el flujo y la felicidad en su apogeo, incluso cuando no te diste cuenta. ¿Alguna vez has estado haciendo algo y has perdido completamente la noción del tiempo? ¿Alguna vez te has sentido “en la zona”? En esos momentos, es posible que hayas sentido que nada más importaba; es posible que incluso se haya olvidado de comer o que no haya escuchado a la gente hablar con usted. ¿Te diste cuenta de lo profundamente concentrado, feliz, creativo, productivo y tranquilo que estabas durante esos momentos?

Esta experiencia de estar en la zona es lo que el psicólogo Mihaly Csikszentmihalyi llama el “estado de flujo” y la felicidad en su punto máximo. El estado de flujo no solo se siente fantástico, sino que también aumenta su productividad, creatividad y bienestar y puede brindarle una forma poderosa de reconectarse con lo que le importa en la vida.

¿Qué es el flujo y la felicidad en su apogeo?

Csikszentmihalyi comenzó a estudiar el estado de flujo mientras investigaba la felicidad y buscaba comprender qué creaba una vida digna de ser vivida.

Lo que descubrió fue que las personas que pasaban tiempo en un estado de flujo eran más felices y estaban más satisfechas con sus vidas. También descubrió que eran más productivos y creativos.

Entonces, ¿qué es exactamente el flujo? en su libro Caudal, Csikszentmihalyi explica que el flujo es un estado de conciencia único que te permite rendir y sentirte lo mejor posible. El estado de flujo te permite sentir una sensación de armonía y un deseo de continuar con lo que estás haciendo por el puro placer de hacerlo. El flujo a menudo ocurre cuando estás haciendo algo en lo que eres bueno, que amas y que te estira sin causarte ansiedad.

Las actividades que llevan a las personas a un estado de flujo varían ampliamente. La mayoría de las personas son conscientes de que los atletas experimentan el flujo o entran en la zona, pero se puede acceder al flujo de muchas maneras diferentes. Puede experimentar fluidez al cocinar, escribir, tocar música, creando arte, practicando yogaescribir poesía, reflexionar sobre filosofía o resolver problemas matemáticos.

¿Eres consciente de qué actividades te llevan a la felicidad en su punto máximo? ¿Cuándo fue la última vez que experimentó este estado de felicidad y alto rendimiento en su vida?

Tu cerebro en flujo

Si bien el estado del flujo no ha sido ampliamente investigado y los científicos no están completamente de acuerdo con lo que sucede en el cerebro, el neurocientífico Arne Dietrich tiene su teoría. Dietrich descubrió que en un estado de flujo, ciertas partes del cerebro se regulan temporalmente a la baja; se vuelven más silenciosos.

Las áreas del cerebro que se vuelven más tranquilas son las involucradas en la autoconciencia (circunvolución frontal superior), el control de los impulsos y el autocontrol (corteza prefrontal dorsolateral) y el pensamiento complejo superior (corteza prefrontal). Estos cambios en su cerebro le permiten experimentar un enfoque y una absorción intensos, al mismo tiempo que silencian su crítica interna y sus miedos.

Esta combinación hace que sea más fácil pensar creativamente, actuar, ser más productivo y disfrutar de lo que está trabajando. en su libro el ascenso de superman, Steven Kotler dice que en un estado de flujo somos “mucho menos críticos y mucho más valientes, aumentando nuestra capacidad de imaginar nuevas posibilidades y compartir esas posibilidades con el mundo”.

En un estado de flujo, tu sentido de ti mismo se expande. en su libro Creatividad, Csikszentmihalyi explica: “En el flujo, estamos demasiado involucrados en lo que estamos haciendo para preocuparnos por proteger el ego. Sin embargo, después de que termina un episodio de flujo, generalmente salimos de él con un autoconcepto más fuerte; sabemos que hemos logrado enfrentar un desafío difícil… Paradójicamente, el yo se expande a través de actos de olvido de sí mismo”.

La naturaleza súper enfocada de estar en flujo también es la razón por la que es un estado tan productivo para trabajar. Un cerebro enfocado es mucho más eficiente y efectivo que un cerebro distraído. Mientras está en flujo, resuelve problemas más rápido, establece nuevas conexiones, impulsa más trabajo y, a menudo, experimenta nuevos conocimientos e incluso avances inesperados.


El poder curativo del flujo y la felicidad en su apogeo

El estado de flujo también cambia la química en tu cerebro y puede desempeñar un papel importante en la curación. Kotler explica que estar en un estado de flujo estimula el sistema inmunológico: “Cuando una persona está en un estado de flujo, los cinco potentes neuroquímicos amplifican enormemente el sistema inmunológico”. Los cinco neuroquímicos a los que se refiere Kotler son la dopamina, la noradrenalina, las endorfinas, la serotonina y la anandamida. Continúa, “las hormonas que causan estrés se eliminan del cuerpo en flujo”.

“Cuando una persona está en un estado de flujo, los cinco potentes neuroquímicos amplifican enormemente el sistema inmunológico”.


5 pasos para encontrar tu flujo y felicidad en su punto máximo

Entonces, ¿cómo puedes mejorar la calidad de tu vida y sentir la felicidad en su punto máximo al acceder a un estado de flujo con más frecuencia? Al explorar los siguientes cinco pasos, puede comenzar a incorporar más flujo en su vida y comenzar a sentir más alegría, creatividad, productividad, significado y audacia.

1. Practica la autoconciencia

¿Sabes qué actividades te llevan a un lugar de flujo? Para disfrutar de más experiencias de flujo, sé más consciente de cómo te sientes cuando participas en tu vida. Comience a notar lo que hace que suspende el tiempo, aquieta a su crítico interno, se siente sin esfuerzo, involucra sus habilidades, lo desafía, lo lleva a nuevos conocimientos y es profundamente satisfactorio. Una vez que tenga este autoconocimiento, observe cómo puede incorporar más estas actividades en su vida para aumentar su bienestar general.

Si no está completamente seguro de lo que lo mueve a un estado de flujo, es hora de probar cosas nuevas. Es hora de descubrir qué te permite sentirte más libre, conectado, creativo, productivo y seguro. Tal vez tus experiencias de flujo vendrán cuando pruebes algo nuevo, como aprender a remar o dar un curso. ¿Qué actividades ha pensado que podría disfrutar pero aún no ha probado? ¿A qué nuevas experiencias podrías decir que sí en los próximos meses?

2. Reduce las distracciones

El flujo sigue al enfoque. ¿Qué tan presente estás en tu vida y trabajo? ¿Permites que tu cerebro trabaje en una cosa a la vez, o pasas la mayor parte del día realizando múltiples tareas? Puede fomentar el estado de flujo en las actividades cotidianas reduciendo las distracciones, prestando toda su atención al trabajo que está haciendo, estando en el momento presente y despejando sus espacios de trabajo y vivienda.

Puede fomentar el estado de flujo en las actividades cotidianas reduciendo las distracciones, prestando toda su atención al trabajo que está haciendo, estando en el momento presente y despejando sus espacios de trabajo y vivienda.

3. Suspender el juicio propio

¿Pasas demasiado tiempo “en tu cabeza”? ¿Piensas demasiado las cosas con regularidad y te envuelves en preocupaciones, tanto que no tomas medidas ni trabajas en cosas que son significativas para ti?

Una de las mayores barreras para acceder al flujo es la distracción que a menudo ocurre dentro de tu mente, también conocida como tu “crítico interior”. Tan pronto como su mente se consume en preguntas como “¿Es esto lo correcto?” o “¿Es este el mejor uso de mi tiempo?” o incluso “¿Soy lo suficientemente bueno?” bloqueas la oportunidad de experimentar el flujo.

Silenciar su voz interior crítica y suspender el juicio propio lo ayudará a experimentar más fluidez en su vida. En un estado de flujo, estás más dispuesto a participar, actuar, expresar y crear. ¿En qué áreas de tu vida necesitas soltar y dejar de pensar demasiado? ¿Qué cosas quieres hacer en tu vida pero el miedo y la preocupación te han detenido?

4. Plantéate nuevos retos

Csikszentmihalyi descubrió que el flujo no ocurre cuando tienes poco o demasiado desafío en tu vida. Si te sientes poco desafiado, te aburres y si te sientes demasiado desafiado, te vuelves ansioso. Ni el aburrimiento ni la ansiedad mejoran el rendimiento, la confianza o la felicidad.

Para mantenerse en el flujo, debe seguir desafiándose a sí mismo en el nivel correcto. Considere cómo puede asumir nuevos desafíos que involucren activamente sus habilidades sin llevarlo a un estado de ansiedad. ¿Qué puedes hacer en tu vida para establecer nuevos desafíos que comprometan tus habilidades y te exijan un poco?

La belleza de buscar un estado de flujo desafiándote a ti mismo es que siempre estás creciendo. Csikszentmihalyi dice: “Es esta característica dinámica la que explica por qué las actividades de flujo conducen al crecimiento y al descubrimiento. Uno no puede disfrutar haciendo lo mismo al mismo nivel por mucho tiempo. Nos aburrimos o nos frustramos, y luego el deseo de volver a divertirnos nos empuja a ampliar nuestras habilidades o a descubrir nuevas oportunidades para usarlas”.

5. Date permiso

Una de las características definitorias del estado de flujo es el disfrute. Csikszentmihalyi describe el flujo como “autotélico”. La palabra se deriva del griego autoque significa uno mismo, y telosque significa meta, refiriéndose a la idea de que una actividad puede ser gratificante en sí misma.

¿Con qué frecuencia haces las cosas por el puro placer de hacerlo? ¿Las presiones de ser un adulto y la necesidad de ser responsable se agolparon y cambiaron lo que haces en tu vida? ¿Ha renunciado a actividades que le permiten experimentar el flujo porque no las siente “productivas”? Tal vez has dejado de crear arte, cantar, hacer jardinería, cocinar, tomar fotos o trabajar en un proyecto porque no parece que te lleve a ninguna parte.

Sentir que todo lo que hace debe conducir a un resultado puede impedirle acceder y disfrutar el estado de flujo en su vida. Para sentir más flujo en tu vida, debes estar dispuesto a darte permiso y tiempo para participar en las actividades que activan este estado saludable y armonioso dentro de ti. Si bien puede parecer indulgente hacer tiempo para actividades basadas en la alegría, son estas mismas actividades las que conducen a una mayor sensación de felicidad, salud y satisfacción.

Hay muchas ocasiones en la vida en las que tener para hacer cosas, pero los momentos verdaderamente hermosos y esclarecedores son los momentos en los que estás viviendo y trabajando en flujo. La sensación combinada de atemporalidad, falta de esfuerzo y mayor creatividad, junto con la reducción del miedo, la preocupación y la timidez, hace que el estado de flujo sea un lugar verdaderamente óptimo para vivir.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí