Problemas intestinales comunes y cómo tratarlos

0
107

La complejidad inimaginable del intestino y su importancia para nuestro bienestar general es un tema de análisis creciente en la comunidad de sanación. Varios estudios en las últimas dos décadas han mostrado vínculos entre la salud intestinal y el sistema inmunológico, el estado de ánimo, la salud mental, las enfermedades autoinmunes, los trastornos endocrinos, las afecciones de la piel y el cáncer.

Los problemas del sistema digestivo, como la acidez estomacal, los gases, la hinchazón y el estreñimiento, reflejan lo que sucede en todo el cuerpo. Los principales impulsores del cambio en la salud intestinal son los cambios en el ácido estomacal, la inmunidad intestinal y la flora gastrointestinal, el complejo ecosistema de bacterias en su sistema digestivo.

A la mayoría de las personas no les gusta hablar de eso, sino de tener problemas intestinales. Sin embargo, no hay necesidad de sufrir una condición anormal del estómago en silencio. Aquí hay un vistazo a tres de las condiciones intestinales más frecuentes, los síntomas y los tratamientos más efectivos disponibles. Si sospecha que tiene uno de estos problemas, hablar con un médico de cabecera es la mejor opción para descubrir el tratamiento adecuado.

Enfermedad celíaca

La enfermedad celíaca es una dolencia autoinmune en la que el sistema inmunitario ataca y corrompe el revestimiento del intestino delgado. Esta autolesión es provocada por el gluten (o más precisamente, la gliadina, una de las proteínas que producen el gluten), que se puede encontrar en cereales como el trigo, el centeno y la cebada. La enfermedad crea inflamación en el intestino y una condición anormal del estómago que incluye dolor, diarrea, hinchazón y fatiga. Se cree que la enfermedad celíaca afecta al 1% de la población y generalmente comienza en la mediana edad. Ver: 5 consejos sobre cómo eliminar el estreñimiento

DIAGNÓSTICO

El diagnóstico es tan simple como un análisis de sangre. A pesar de la condición anormal del estómago que puede estar causando el gluten, es esencial seguir comiendo alimentos a base de granos en el período previo a un análisis de sangre para garantizar un resultado exacto. Si se descubren anticuerpos contra la enfermedad celíaca en la sangre, un médico de cabecera sugerirá una biopsia para su verificación. Sin embargo, es posible tener enfermedad celíaca y no producir estos anticuerpos, por lo que si los síntomas persisten, un médico de cabecera aún puede sugerir una biopsia.

TRATAMIENTO

La enfermedad celíaca normalmente se maneja eliminando por completo todos los alimentos a base de granos. Los síntomas deberían mejorar considerablemente a las pocas semanas de comenzar una dieta sin gluten.

Intolerancia a la lactosa

Si tenemos intolerancia a la lactosa, no podemos digerir completamente el azúcar natural (conocida como lactosa) que se encuentra en la leche. Esta condición anormal del estómago generalmente es causada por muy poca enzima responsable de descomponer la lactosa (conocida como lactasa) en nuestro intestino delgado. Como resultado, podemos encontrarnos con diarrea, gases e hinchazón entre 30 minutos y dos horas después de consumir un producto lácteo.

DIAGNÓSTICO

Los médicos de cabecera tienen a su disposición dos pruebas sencillas para diagnosticar la intolerancia a la lactosa. El primero es un examen de aliento de hidrógeno. Esto implica beber un vaso de leche y medir los niveles de hidrógeno en nuestro aliento a intervalos regulares. Los altos niveles de hidrógeno indican que no hemos podido digerir completamente la lactosa y que podemos ser intolerantes. La segunda prueba es un análisis de sangre que también mide los niveles de azúcar en la sangre después de consumir un vaso de leche. Aquí, la ausencia de un pico de azúcar en la sangre significa que los azúcares de la leche no se han digerido adecuadamente.

“La mayoría de las personas pueden lidiar con cierto grado de gases en sus intestinos, mientras que los que padecen SII pueden experimentar dolor agudo e incomodidad”.

TRATAMIENTO

A diferencia de la enfermedad celíaca, la mayoría de las personas con intolerancia a la lactosa pueden manejar la situación sin tener que renunciar por completo a los productos lácteos. Algunos descubren que pueden soportar porciones más pequeñas de productos lácteos junto con otros alimentos (en lugar de porciones grandes de una sola vez). Del mismo modo, las personas pueden descubrir que pueden consumir quesos duros, ya que generalmente tienen menos lactosa. Las píldoras o gotas de venta libre, incluida la lactasa, también pueden ayudar a mejorar la digestión de los lácteos y limitar los síntomas.

SII

El síndrome del intestino irritable (SII) es una condición anormal muy común del estómago que se estima que afecta a uno de cada siete de nosotros en algún momento de nuestra vida. Aunque puede ocurrir a cualquier edad, a menudo aparece durante la treintena y los síntomas pueden incluir hinchazón, calambres estomacales y estreñimiento o diarrea.

Las personas con SII tienden a tener terminaciones nerviosas muy delicadas en el intestino, por lo que el dilema no siempre es la abundancia de gases. La mayoría de las personas pueden lidiar con una variedad de gases en sus intestinos, mientras que las víctimas del SII pueden experimentar dolor agudo e incomodidad. Ver: Problemas y preocupaciones intestinales: ¿Cómo sabe si tiene SIBO?

DIAGNÓSTICO

No hay exámenes para el SII, pero un médico de cabecera puede administrar un análisis de sangre para descartar otras enfermedades como la enfermedad celíaca. En lugar de una prueba concluyente, un médico de cabecera solo diagnosticará los síntomas, por lo que antes de una cita, puede ser útil tener un diario de alimentos y registrar los detalles de los síntomas a medida que ocurren.

TRATAMIENTO

El método mejor probado para el SII se originó en Australia y se conoce como la dieta FODMAP. FODMAP (Fermentable Oligo-, Di-, Monosaccharides and Polyols) se refiere a los tipos de carbohidratos que pueden causar esta condición anormal del estómago. La dieta es una ciencia sensible que incluye eliminar todos estos carbohidratos y reintroducirlos lentamente con la supervisión de un dietista registrado.

Aunque la fibra y los alimentos fermentados (prebióticos y probióticos) se celebran habitualmente por nuestra salud intestinal, son ricos en FODMAP. Esto sugiere que las personas con SII a menudo pueden causarse una gran cantidad de dolor adicional al tratar de corregir sus dolencias digestivas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí