Problemas y preocupaciones intestinales: ¿Cómo sabe si tiene SIBO?

0
37

¿Cómo sabes si tienes SIBO? Su intestino es fundamental para la salud de su cerebro y corazón, ya que el mal funcionamiento puede desencadenar una variedad de afecciones, desde ansiedad y depresión hasta aumento de peso e incluso enfermedades cardíacas, cáncer y Alzheimer. El síndrome del intestino irritable (SII), una mezcla heterogénea de síntomas intestinales no resueltos que incluyen diarrea, estreñimiento, heces mal formadas, hinchazón y dolor, está muy extendido y afecta hasta al 11 por ciento de la población mundial.

La ciencia aún tiene que descubrir qué causa esta condición preocupante, así que una vez que hayamos probado las diversas dietas restrictivas, ingerido el probiótico de megavatios más nuevo y tomado estimulantes digestivos que le dan a nuestros intestinos indolentes una patada arriba del proverbial, estamos tambaleándonos.

El sobrecrecimiento bacteriano del intestino delgado (SIBO), un exceso de gérmenes potencialmente dañinos en el intestino delgado, ha surgido como la nueva cándida o gluten. Es una amenaza ampliamente desconocida que, una vez reconocida, identificada y tratada adecuadamente, podría no solo ayudar a resolver el SII sino también facilitar la curación intestinal y maximizar las funciones intestinales vitales fundamentales para su salud.

Síntomas de SIBO: ¿cómo sabe si tiene SIBO?

Además de ser una de las principales causas del SII, SIBO, cuyas características abarcan dolor o molestias abdominales continuas, distensión abdominal, flatulencia y evacuaciones intestinales sueltas o diarrea, también se asocia con una variedad de afecciones médicas, que incluyen rosácea, fatiga, fibromialgia, enfermedad tiroidea autoinmune, síndrome de piernas inquietas, diabetes, obesidad, enfermedad inflamatoria intestinal y artritis.

Si se supone que su intestino se descompondrá y absorberá todos los nutrientes esenciales que necesita para estar energizado, funcionar mental y emocionalmente, mientras elimina de manera eficiente todos los subproductos redundantes de este proceso, no es difícil prever cómo un crecimiento excesivo de bacterias anormales puede causar estragos con esta operación.

Estos insectos tóxicos pueden dañar el revestimiento de su intestino y socavar la función de las enzimas que se utilizan para digerir los carbohidratos. Aparte de causar hinchazón y malestar, los gases nocivos liberados por esta actividad pueden socavar la absorción de nutrientes clave como el hierro, la vitamina B12, ácidos grasos y proteínas. Estos nutrientes te permiten formar recuerdos y permanecer mentalmente enfocado y emocionalmente estable. Sin ellos, es difícil funcionar de manera intelectual y emocional sólida.

Una vez que comienza a desarrollar deficiencias de estos nutrientes básicos, puede aparecer fatiga y un metabolismo inadecuado de las grasas y la glucosa, lo que conduce a la obesidad y la diabetes. La erosión de la pared intestinal puede provocar la entrada de una gran cantidad de invasores extraños que normalmente no lo harían. tienen acceso al interior de nuestros cuerpos, lo que podría desencadenar respuestas inmunitarias anormales, allanando el camino para enfermedades autoinmunes como los trastornos de la tiroides y el lupus.

Lidiando con SIBO

Consciente de la amenaza que representan los ejércitos merodeadores de bacterias malévolas, su cuerpo tiene una serie de mecanismos a prueba de fallas para protegerlo contra esta insurgencia amenazante. El ácido clorhídrico secretado por el estómago, un sistema inmunitario robusto ubicado en masa en el intestino, y un intestino activamente móvil que elimina todas las toxinas, y las proteínas que atacan específicamente a las bacterias enemigas forman un sistema de defensa complejo diseñado para neutralizar cualquier fuerza hostil potencial mucho antes. afirma cualquier presencia o autoridad.

El problema es que esta estrategia de protección se ve comprometida con la edad, especialmente para las mujeres, y la evidencia actual sugiere SIBO es más común en mujeres a medida que envejecen. Una tiroides poco activa, que hace que los intestinos sean indolentes y lentos cuando se trata de deshacerse de las bacterias dañinas, una condición que aumenta con el envejecimiento, es otro factor que contribuye a SIBO.

La práctica médica contemporánea con su exagerada prescripción de medicamentos supresores de ácido llamados inhibidores de la bomba de protones y el aumento en el abuso de opiáceos han conspirado para debilitar las defensas intestinales, permitiendo que un ejército bacteriano resurgente establezca una operación de cabeza de playa justo debajo de nuestras narices cada vez más desprevenidas. Agregue a esto, los médicos que ignoran la presencia de SIBO y carecen de curiosidad para encontrar formas de investigar a los pacientes que se quejan de hinchazón, dolor abdominal y función fecal irregular y permiten que las bacterias sigilosas continúen su actividad maliciosa bajo el radar.

La identificación de SIBO no se puede lograr con un simple análisis de sangre o una muestra de heces de rutina realizada por un laboratorio convencional. Una prueba de aliento realizada por un laboratorio especializado, que examina los niveles de gases de metano e hidrógeno emitidos cuando las bacterias se acumulan en exceso, proporciona evidencia inicial de la presencia de SIBO. Una prueba de heces realizada por otro laboratorio experto podría ayudar a aislar exactamente qué bacterias están causando el daño para ejecutar un tratamiento específico.

En este momento, la forma más efectiva de erradicar SIBO es con un antibiótico no absorbible llamado rifaximina. Sin embargo, este enfoque también trae consigo una larga lista de efectos secundarios, que incluyen hinchazón, gases, dolor de estómago y estreñimiento, las mismas quejas que provocan una visita al médico en primer lugar. Otros posibles efectos secundarios como mareos, náuseas, vómitos y fatiga también hacen que la rifaximina sea una propuesta poco atractiva, a pesar de su eficacia.

Hay varios remedios naturales SIBO ganando popularidad. También se han utilizado probióticos, pero los ensayos que dan testimonio de su potencia son espartanos. Los terapeutas naturales posiblemente sean más expertos en el tratamiento de SIBO que los médicos. En la guerra para detener el aumento de bacterias malignas, ignoramos SIBO a nuestro propio riesgo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí