¿Por qué la natación es beneficiosa para tu proceso de sanación?

0
318

mujer nadando

Los beneficios de la natación como forma de ejercicio son bien conocidos. Es excelente para la salud general, quema calorías y tonifica el cuerpo. Además, al igual que otras formas de ejercicio, la natación también puede ayudar a mejorar el estado de ánimo y promover una buena noche de sueño.

Pero, ¿sabías que la natación también es una excelente opción para quienes buscan un ejercicio de rehabilitación? Si recientemente sufrió una lesión y está lidiando con secuelas físicas, la natación puede ser una buena opción para ayudarlo durante el período de recuperación. Sin embargo, es vital buscar consejo médico adecuado antes de comenzar cualquier ejercicio de recuperación.

También podría estar luchando con el impacto emocional de un accidente o tal vez pasando por el proceso de un reclamo por lesiones personales, todo lo cual puede causar un grado de estrés. La natación puede proporcionar una sensación de relajación que podría ayudar a mejorar su salud mental.

Incluso los médicos de cabecera han recomendado la natación a sus pacientes. Por lo tanto, exploraremos las razones por las que nadar es la actividad elegida por aquellos que necesitan curación.

Es fácil para tus articulaciones

A diferencia de otras formas de ejercicio como correr, aeróbicos o deportes, la natación ofrece una forma de mantenerse en forma sin peso ni presión sobre las articulaciones.

Leer más:  Fitness en Navidad: sigue tu rutina saludable con estos 7 consejos

La flotabilidad del agua actúa como un soporte para su cuerpo, lo que significa que hay poca tensión en una parte en particular. También tiene la opción de estilos de natación, por lo que, dependiendo de su lesión, debería poder encontrar uno que se adapte a sus necesidades.

es de bajo impacto

La natación le permite seguir activo sin correr el riesgo de ejercer más presión sobre la lesión. Estar en el agua no debería aumentar el dolor asociado con una lesión, a diferencia de otras formas de ejercicio.

Esto significa que es relativamente seguro para muchas personas con lesiones, aunque aún es importante obtener la aprobación de un profesional médico antes de participar en cualquier ejercicio.

Estira el cuerpo

Algunas de las personas con lesiones pueden tener dificultades para mantenerse móviles. Pero nadar le da al cuerpo la oportunidad de estirarse suavemente sin forzar los músculos. Esto, a su vez, puede ayudar a acelerar el proceso de recuperación.

Siempre es una buena idea tomarse un tiempo para estirar antes de nadar y calentar los músculos, esto aumentará la flexibilidad y la movilidad de las caderas, los hombros, el pecho y las piernas.

tienes el control

Cuando se trata de una lesión, es importante escuchar a su cuerpo y mantenerse dentro de sus límites de movimiento. La natación le permite ajustar la intensidad con la ayuda del agua, lo que facilita retroceder un poco si es necesario.

Leer más:  Por qué debería elegir el golf como su pasatiempo activo

Sus músculos, huesos y articulaciones se benefician de la flotabilidad del agua, lo que permite un movimiento más libre y cómodo. Tiene control total sobre la intensidad del ejercicio, lo que le permite abordar sus necesidades de recuperación de manera más efectiva.

Fomenta la socialización

Las piscinas públicas y los centros recreativos fomentan la socialización. Estar socialmente comprometido es bueno para la mente y la sensación de bienestar, y conocer e interactuar con nuevas personas será especialmente beneficioso si se está recuperando.

Los centros de ocio son lugares fantásticos para conocer gente nueva, ya sea compitiendo en una clase o participando en aeróbicos acuáticos, hay muchas oportunidades para socializar.

Mejora el sueño

La natación es un ejercicio accesible para todos y es una buena opción para las personas que quieren mejorar su sueño. La natación puede tener la capacidad de ayudarlo a dormir mejor por la noche, un estudio en adultos mayores con insomnio informó un aumento en la calidad de vida y el sueño después de realizar ejercicio aeróbico regular.

Puede ayudarte a mantener una actitud positiva

Sufrir una lesión puede ser frustrante, especialmente si está acostumbrado a participar en actividades intensas y regulares.

La natación no solo puede ayudarlo a mejorar su estado de ánimo, sino que también puede ayudarlo a mantener sus niveles de condición física mientras se recupera. Y, debido a que es suave para el cuerpo, hay menos riesgo de que recaigas y te pierdas aún más tiempo lejos de tu deporte favorito.

Leer más:  Consejos para el entrenador

Las endorfinas, que se liberan al nadar, ayudan a impulsar la positividad y una sensación de bienestar y felicidad. Según un estudio, incluso el simple hecho de estar en el agua mejora el flujo de sangre al cerebro, lo que mejora la función cerebral y ayuda a protegerlo de las toxinas dañinas.

Cómo empezar

Encuentre su centro de ocio local para conocer los horarios de natación y comience a hacer algunos planes para combinar la natación en su día. Si busca un baño más relajante, tal vez intente nadar al aire libre o busque ubicaciones de spa, ya que a menudo le permiten usar sus instalaciones por un costo fijo y, por lo general, tienen muchas ofertas para nuevos clientes.

Comience con lecciones

Si nunca ha tomado una lección de natación antes de poder mirar las lecciones, por lo general se pueden dar solo o en grupo. Aprenderá brazadas fundamentales, métodos de respiración y otros consejos útiles para aprovechar al máximo su actividad.

Incluso podría encontrar un fisioterapeuta local especializado en terapia a base de agua que pueda ayudarlo con su recuperación y estar allí para usted en cada paso del camino.